Vamos hablar de cómo se deben distribuir tus ahorros para crear un portafolio de inversiones, preservar el capital y manejar el riesgo, recuerda “nunca pongas todos los huevos en una sola canasta”. El objetivo de este artículo  es minimizar el riesgo y maximizar el rendimiento.

Si  buscas hacerte rico de la noche a la mañana o eres un adicto a la adrenalina, buscando emoción en el mundo de las inversiones, este articulo no es para ti.

Es preferible ir a paso de tortuga y obtener una inversión segura, con un rendimiento pleno en nuestra inversión, que ir a paso de elefante y obtener una inversión riesgosa que te deja un nudo en el estomago y hace que pases la noche sin dormir.

Primera regla: Mayor riesgo = mayor ganancia, menor riesgo = menor ganancia.
Si te comprometes a ahorrar una parte de tus ingresos y controlas tu patrimonio neto cada mes, verás que el mismo crecerá rápidamente. Que tan rápido crecerá tu patrimonio depende de 3 cosas:
  • Monto de la inversión,
  • Tiempo y
  • Tasa de Retorno.
Recuerda:”Cuanto más rendimiento quieras tener, más riesgosa será la inversión”. Pero la verdad es que puedes tener rendimientos muy superiores al promedio con riesgos muy inferiores al promedio. No tengas miedo de invertir en cosas que conoces. El miedo no es real, el peligro es real, el miedo es una opción.
 
I.- Creando una Inversión Segura
Si pones tus ahorros en el banco, puedes ganar un interés promedio del 3%. Con el tiempo tendrás más dinero que si lo tuvieras debajo del colchón. Pongamos que consigues algo mejor,  un 5%, con el tiempo tendrías 4 veces más ese monto. Una tasa del 10% multiplicaría por 6 esa cantidad. Esa es la magia del interés compuesto.
Todo esto demuestra que si puedes mantener tu rendimiento de inversión (ROI por sus siglas en inglés) en 2 dígitos y lo mantienes allí al cabo de 10 o 20 años puedes pasar de rico a muy rico.
No es fácil mantener un ROI de 10% o más, pero puede lograrse… Siempre y cuando inviertas en los negocios que conoces.
Empieza dividiendo tus activos en 4 categorías:
  • Tu casa,
  • Préstamos Garantizados (Bonos del Tesoro, Bonos Municipales, etc.),
  • Inversiones Pasivas (Acciones de Compañías, Fondos Mutuos, ETF, etc.) e
  • Inversiones Activas (Un negocio en el que cumples un rol generalmente de control o Comercializar en la Bolsa de Valores).
Debes tener tu patrimonio en inversiones diversificadas, debe existir un equilibrio en la inversión, toma como hábito personal tratar de tener una cantidad de dinero en cada una de esas 4 categorías, digamos no menos del 20% ni más del 40% de  tu patrimonio.
 
Invierte en lo que Conoces

Cómo aplicamos esto a la primera categoría? (tú casa). No compres una casa hasta conocer bien el mercado de bienes raíces. Tomate el tiempo necesario para ojear la zona, hablar con la gente y mirar lo que sucede en el barrio que hayas seleccionado. Esto hará que tu casa se aprecie en valor.

Cuando conoces los buenos  barrios, el tipo de vecinos, las novedades en general de tu futuro barrio y cuáles son las propiedades sobrevaluadas, ya estás preparado para comprar tu casa. Un consejo: compra una casa en un barrio bueno y a un precio moderado, o en un barrio nuevo.

La segunda categoría (préstamos garantizados), es una parte importante, y generalmente muy olvidada del portafolio de inversión de cualquier persona. Los bonos pagan una tasa de retorno decente, superior a la de una cuenta de ahorros de un banco y sin más riesgo, además algunos como los bonos municipales, son libres de impuestos (Tax free). Si optas por lo más seguros, bonos de calificación AAA, hoy obtendrías un ROI entre 4.5% y 8%. Lo que equivale a un 10% antes de impuestos.

Tercera Categoría (mercado de acciones). Puedes dividir el 30% de esta parte de tu patrimonio entre acciones individuales que paguen dividendos y  el 70% restante de esta parte en un fondo mutuo que siga el promedio de los índices de la bolsa de valores, consiguiendo un retorno de casi 15% anual. Otra opción sería distribuir esta parte de tu patrimonio entre los 4 índices (30% Dow, 30%S&P, 20% Nasdaq, 20% Russell) de la bolsa de valores y conseguir un ROI histórico de 12% promedio, que es lo que las acciones han dejado a los inversores durante 70 años. Sólo colocas tu dinero y dejas que crezca.

Si has hecho bien tu tarea puedes esperar qué tu casa se aprecie un 5% por año. Obtendrás un 7%  de tus bonos y un 12% de tus inversiones pasivas en bolsa. Esto significa que el 75% de tu patrimonio se aprecie promedio 8%. Pudiera ser mas dependiendo de las condiciones del mercado.

Esto quiere decir que el 75% de tus ahorros te proporcionaran un patrimonio neto en 20 años superior a lo que hubiera hecho si sólo escondieses tu dinero en el colchón o lo dejaras estacionado en un banco al 2% promedio, y el riesgo es el mismo, ya que después de todo, el dinero debajo del colchón pudiera ser robado y un banco puede ser intervenido.

Lo que hagas con el 25% del dinero restante puede marcar la diferencia entre estar financieramente cómodo, envidiablemente adinerado y distinguidamente rico.
 
ll.- Acelerando el ROI

En el punto anterior hablamos de la diversificación del portafolio o del equilibrio de las inversiones: Dividir la inversión en 4 categorías (Casa, Préstamos garantizados, Inversiones Pasivas e Inversiones Activas).

Es verdad que el 75% de tu patrimonio invertido se apreciará lentamente. Pero es la manera de ir a paso seguro y firme. Tienes que ver la inversión como un maratón de 42 km y no como una carrera de 100 mts. Algo es seguro, con el paso de los años siempre serás más rico, nunca más pobre. Tómate el tiempo para elegir las inversiones, pero luego fíjate una meta de 10 a 20 años.

Otra característica importante de este tipo de inversión es que no requiere que la administres activamente. Claro está, se puede conseguir un ROI mayor al operar activamente acciones y bonos, pero en esta etapa inicial, yo no lo recomiendo. Esto no significa que vas a comprar una acción o un fondo y te sientes sobre ella 20 años. A medida que acumules patrimonio se irá  agregando automáticamente a tu portafolio en forma de dividendos, y estos generarán más capital y a su vez dividendos más grandes. Recuerda lo que mencioné al principio, acerca de la magia del interés compuesto.

Aprovecha el tiempo que ahorrarás, al no administrar activamente el 75% de tu patrimonio, e inviértelo en la 4ta característica de tu portafolio: la creación de un negocio de alto rendimiento que te produzca un ROI más alto.
 
Hablemos de un ROI alto

La regla básica de las inversiones es: mayor rendimiento, mayor riesgo. Esto generalmente es verdad, pero hay una manera de reducir el riesgo drásticamente: Tienes que saber realmente lo que estás haciendo. No importa donde coloques tu dinero, obtendrás mayor rendimiento en el largo plazo, siempre y cuando, optes por las inversiones que entiendes y que puedas seguir aprendiendo acerca de ellas durante el plazo que dure la inversión.

¿Qué inversiones son apropiadas para este tipo de ahorros? Tenemos 2 opciones: la primera es invertir en productos de alto rendimiento tales como los futuros, opciones, acciones, metales preciosos, comodities y monedas. La segunda, es invertir en un negocio que tú conozcas y del cual puedas seguir aprendiendo a tiempo parcial.

Si decides invertir en productos de alto rendimiento, aprende sobre el day trading, vertical spreads, cover call, Iron Condor, Butterfly y otras estrategias del mercado bursátil. Aprende sobre el manejo de capital, riesgo-beneficio, etc. En los próximos niveles se estudiarán todas las estrategias para generar un ingreso mensual usando el mercado de valores.

No inviertas en inversiones riesgosas a menos que estés dispuesto a convertirte en un experto.

La segunda opción: invierte en algo que conozcas y en el que puedas continuar aprendiendo a tiempo parcial. Un ejemplo podría ser los bienes raíces, la compra y venta de automóviles, negocios pequeños etc.
 
El Secreto de las Inversiones: EL CONOCIMIENTO

Lo dije antes y lo digo ahora “El conocimiento de lo que estás haciendo hará mucho menos probable que pagues de más por un producto e imposible que lo vendas al menor precio del mercado”.      

EL CONOCIMIENTO evitará que cometas los errores de los novatos. Al principio del aprendizaje pasas por tres fases:
  1. Crees que sabes, 
  2. Cuando comienzas a aprender te das cuenta que realmente no sabes y 
  3. Al final sabes tanto, que no sabes que sabes.
En conclusión, EL CONOCIMIENTO te convertirá en un experto!

Mientras no seas un conocedor de lo que estás haciendo, no entres en esa inversión. Invertir es una cuestión difícil, es por ese motivo que se debe tener conocimiento de las inversiones, mantener un equilibrio y una buena diversificación.

Si estás dispuesto a obtener ingresos por inversiones estables y seguras, con un ROI superior al promedio y con un riesgo menor al promedio, prepárate para lo siguiente:
  • Fíjate un nivel de ahorro razonable para el primer año.
  • Aumenta el ahorro al 2do año y mucho mas al 3ro y aun más el 4to…….. y así sigues.
  • Invierte una parte de los ahorros en una casa económica en un barrio con potencial.
  • Invierte otra parte en bonos.
  • Invierte una tercera parte en fondos de índices o en portafolios equilibrados de verdaderas acciones conservadoras con pagos de dividendos.
  • Invierte la última parte en algo que conozcas, que puedas comprar y vender fácilmente.
Recuerda, la parte activa de tu portafolio es la que te generará más rendimiento con mayor riesgo, entonces: EL CONOCIMIENTO lo es todo.
Bueno, hasta aquí está claro cómo debemos distribuir nuestro patrimonio. Si estas interesado en usar la parte activa de tus ahorros en el mercado de valores, entonces sigue leyendo. 
 
Ill.- Analizando el Mercado de Valores

El 75% de tu patrimonio invertido, se apreciará lentamente pero de manera estable y segura. A medida que pase el tiempo serás más rico, nunca más pobre.

Tu objetivo en el mercado de valores es elegir acciones rentables, debes comenzar por crear un plan para evaluar las acciones de las compañías hábilmente. El plan consiste en definir:
  • Cuando entrar en el mercado de valores,
  • Cuáles son las  compañías,
  • Cuánto es el máximo riesgo y
  • Cuánto es la posible ganancia.
Algo es seguro, al hacer una operación en el mercado de valores, siempre entras perdiendo, ya que pagas comisión de entrada y luego al salir debes tener una ganancia lo suficientemente consistente para que te cubra la comisión de salida.
Los métodos que utilizan la mayoría de los inversores son:
  • Análisis Fundamental: que utiliza la valuación de la compañía como criterio para decidir que comprar.
  • Análisis Técnico: que se basa en la oferta y demanda de la acción, expresada en los gráficos, usando medidas de volumen, bandas de volatilidad, Indicadores de momento y promedios móviles de precios.
 
Análisis Fundamental

Este análisis se utiliza para estimar el precio futuro de una acción. Se realiza estudiando las ganancias anuales y trimestrales (Earnings), precios con relación a ganancia (P/E), capitalización de mercado (Cap.), volatilidad (Beta), etc. de la compañía. También debemos tener en cuenta la industria y el sector al cual pertenece. En resumen, analizas los fundamentales de la compañía.

La información obtenida del análisis fundamental te debería a ayudar a decidir sí una acción esta subvaluada o sobrevaluada. Si compras una compañía subvaluada y aumenta su valor en el tiempo, tendrás una ganancia muy rentable, y sí compras una compañía sobrevaluada, ésta perderá valor en el tiempo y tú sufrirás una pérdida. He ahí la importancia de conocer cuanto es lo máximo que vas a perder. Corta tus perdidas rápidamente y deja que tus ganancias fluyan.

Hay 2 tipos de análisis fundamental:
  • Top-Down: Comienza con la Bolsa de Valores en general, va al sector, luego a la industria hasta llegar a la compañía específica.
  • Bottom-Up: Hace lo mismo que el Top-Down, pero al revés. Este análisis fundamental comienza con el análisis de la compañía y se hace la pregunta ¿Cómo reaccionará ésta compañía, con el “sentimiento” (Market sentiment) del sector, de la industria y de la bolsa en general? 
Revisemos en detalle estos dos tipos de análisis fundamentales.
 
Análisis Fundamental Top-Down
  • La economía en general o la Bolsa en General
Primero que nada la bolsa en general representa la economía general, una bolsa sana es una economía sana. En la bolsa de valores 3 de cada 4 compañías sigue el comportamiento de ésta. Cuando se expande la bolsa, ésta beneficiará a la mayoría de los sectores y a su vez a la industria y por consiguiente a la compañía, y cuando la bolsa se contrae o deteriora, la mayoría sufrirá con esta contracción.

Existe una correlación entre los bonos del tesoro de EEUU a 10 años y el S&P 500. Desde 1970 hasta la actualidad la correlación entre estos 2 ha sido evidente. A medida que se incrementan las tasas de interés, el S&P500 muestra una tendencia bajista (Bearish). Pero cuando las tasa de interés disminuyen, las acciones registran un alza (Bullish).

Utilizando esta relación, tal vez se pueda esperar un rango acotado de operación en el futuro inmediato. Hay otros factores que pudieran contribuir con el desempeño del mercado pero ésta es una buena correlación, de todas maneras es bueno recordar que el desempeño del pasado no garantiza el desempeño en el futuro.
 
  • Sectores e Industrias
Busca sectores que estén “calientes” y dentro de estos la industria que lleve la batuta, identifica que vayan a beneficiarse con el análisis económico que realizaste. Los sectores son cíclicos, algunos se desarrollan mejor que otros en ciertas temporadas del año y en ciertos climas económicos.

Sí tu análisis de la economía, en general, te arrojó una economía creciente, considera una estrategia agresiva invirtiendo en acciones de biotecnología, tecnología, semi-conductores, etc.

Sí por el contrario, tu análisis te arrojó una contracción económica, considera una estrategia más conservadora invirtiendo en acciones de servicios, consumo, ventas al detalle, etc.
 
  • La compañía
Las compañías deben ser las líderes del sector, los innovadores, los que están “calientes”. ¿Qué debemos ver en una compañía para determinar sí estamos frente a una de las líderes?
  1. Ganancias (earnings): estas constituyen el indicador más aceptado de la rentabilidad de una compañía. Revisa ganancias trimestrales y anuales, compara trimestre contra mismo trimestre del año anterior. 
  2. Ganancias por acción (earnings per share EPS): Esto indica la porción de ganancias que una compañía devuelve a sus accionistas en cada una de sus acciones. 
  3. Precio respecto a las ganancias (Price/earnings P/E): Divides el precio de la acción entre las ganancias por acción, esto te mostrará cuanto está valorando el mercado a tu acción. Cuanto más alto es el P/E, más sobrevaluada esta la compañía, indica salud financiera y el mercado está dispuesto a comprarla porque esperan que las ganancias de la compañía alcancen el precio de la acción. Por otro lado, un bajo P/E, junto a otros factores, podría sugerir que la acción esta devaluada y es una buena oportunidad para comprarla. 
  4. Crecimiento de ganancias (Price Earnings Grow PEG): Este número sale de la división entre el P/E y las ganancias proyectadas para el siguiente año. Si el PEG es mayor a 1, la acción puede estar sobrevaluada. Cuanto más bajo sea el PEG, mejor será el valor de la acción, ya que estás pagando menos por el crecimiento de las ganancias. 
  5. Ratio de Distribución de Dividendos ( Payout Ratio) :  Es el porcentaje de la ganancia que utiliza la compañía para pagar los dividendos a sus accionistas. Una compañía con altos dividendos y un payout ratio bajo es una buena compañía ya que parte de sus ganancias las está utilizando para seguir creciendo, y esto en el futuro se transformaría en más beneficio para nuestra acción. 
  6. Dividendos (Dividends): Esto es el porcentaje de rendimiento que una compañía le paga a sus accionistas. Es saludable seleccionar compañías con un payout ratio menor de 60%. Las compañías maduras tienden a tener rendimientos más altos. En contraste, las compañías más jóvenes, que están en crecimiento, tienden a tener dividendos más bajos o no los tienen. 
  7. Valor de Libros: Total de Activos – Pasivos. Esto indica cuánto sería la ganancia o pérdida que nos dejaría la compaña si hoy abandonará el negocio. 
  8. Precio/Libro ( Price/ Book P/B): Precio de la acción dividida por el valor de libros de ésta compañía. Un P/B de 1 significa que el precio de la acción vale exactamente lo mismo que la compañía. Cuando el P/B es menor de 1, es probable que la compañía este subvaluada. Cuanto mayor sea el P/B  mayor será la prima que el mercado está dispuesto a pagar por encima del valor de los activos de la compañía.
  9. Margen de Beneficios (Profit Margin): Esto se refiere al margen de ganancias que tiene la compañía. Cuanto mayor sea el margen, mejor para la compañía. 
  10. Retorno sobre activos (Return on Equity): Es el retorno que tiene la compañía sobre el capital invertido. 
  11. Ventas (Sales): Las ventas que ha realizado la compañía, debemos buscar una compañía que sus ventas vayan creciendo trimestre sobre trimestre y año sobre año, y que a la vez sean mayor a los del promedio de su sector. 
Seleccionando las Compañías Líderes?

Sé que toda esta teoría resulta complicada de digerir, sobre todo para alguien que no sea un experto en finanzas. A continuación, voy a resumirles qué números son los más saludables para seleccionar una compañía.
  1. Margen de Beneficios (Profit Margin): Mayor o igual a 10%
  2. Retorno Sobre Capital (Return on Equity): Mayor o igual a 15%
  3. Precio sobre ganancia (P/E ratio): Menor al de la industria a la cual pertenece la compañía.
  4. Ganancias sobre acción (EPS): Mayor al 25% trimestre sobre trimestre y mayor al 85% año contra año anterior.
  5. Ventas Trimestrales (Sales qtly): Mayor al promedio de la industria a la cual pertenece.
  6. Ventas Anuales (Sales yoy): Debe tener un crecimiento de al menos 15% año sobre año.
  7. Ratio de Distribución de Dividendos (Payout Ratio): Menor al 60% de sus ganancias. 
Análisis Fundamental Bottom-up

Como lo dije al principio, el análisis fundamental bottom-up comienza con el análisis detallado de la compañía y luego se pregunta ¿Cómo reaccionaría la compañía con la situación actual?

El análisis fundamental te ayudará a decidir sí el precio de la acción de la compañía está demasiado bajo, demasiado alto o justo. Muchos grandes inversores como Warren Bufffet, John Templeton, Peter Lynch, Goldman Sachs, etc. usan el análisis fundamental como guía para seleccionar las compañías en las cuales van a invertir. 
 
IV.-      Análisis Técnico
El análisis técnico es muy diferente al análisis fundamental, esto es así porque el análisis técnico no toma en cuenta cuál es la valuación correcta de una empresa o de un sector del mercado en particular. El análisis técnico se basa en la oferta y la demanda representada por la actividad del precio de una acción, esto se ve reflejado en los gráficos.

El análisis técnico se basa en tres principios fundamentales:
  1. El precio es todo. El actual precio de la acción refleja toda la información que se encuentra a disposición de los actores del mercado. Este es el precio al que la gente decide comprar o vender en un determinado momento. En resumen, lo que importa es el precio. 
  2. Los movimientos de precios no son aleatorios. El precio de la acción tiene patrones de comportamiento en el tiempo. Estos patrones se conocen como tendencias. El análisis técnico puede aplicarse en cualquier periodo de tiempo, corto, mediano y largo plazo. 
  3. El precio siempre es correcto. El movimiento de precios es lo que hace que un inversor técnico compre o venda. La oscilación del precio es más importante que la razón del por qué lo hace. 
Gráficos

Un gráfico representa un resumen sencillo de la historia del precio de una acción. El gráfico te dice como se ha comportado el mercado en el pasado y hacia donde pudiese dirigirse en el futuro. Aunque el comportamiento pasado de una acción no garantiza el comportamiento futuro, sí es una manera muy efectiva de predecir el comportamiento futuro de la acción.

Existen muchos indicadores y osciladores para acompañar a las gráficas (promedios móviles, bollinger bands, MACD, RSI, etc.) para hacer más efectiva su interpretación. En otros artículos, trataremos de explicar detenidamente todos los indicadores y diferentes estrategias de inversión en la bolsa de valores.

En mi opinión, debes combinar un análisis fundamental con un análisis técnico. El análisis de una acción requiere de por lo menos dos horas al día, porque finalmente cuando ya sabes que comprar no querrás ir en contra del mercado. La tendencia es tu amiga (The trend is your friend).

En resumen, el análisis fundamental te dice que comprar y el análisis técnico cuando comprar.

Si has decidido poner la parte activa de tus ahorros en el mercado de valores elabora un plan detallado. Debes saber qué comprar, cuándo comprar, dónde entrar, dónde salir, cuánto será la ganancia y cuánto estoy dispuesto a perder. Un plan detallado y disciplina para seguir ese plan son las claves para tener éxito en el mercado de valores. 
Escrito por Super User
Categoría: Articles
Visto: 1163

Inicio de sesión