No te debe quedar la menor duda que invertir en los mercados bursátiles es una actividad apasionante y una forma de obtener mejor rentabilidad, aunque sin la experiencia necesaria y el conocimiento adecuado, es una actividad de muy alto riesgo.
 
Cuando un inversor se plantea comprar acciones de algún Valor Financiero (acciones, índices, etc.), suele fijarse en Valores con gran potencial de crecimiento, que paguen buenos dividendos y que sean valorables en el tiempo.  

¿Que son las Acciones? 

La Acción de una compañía es un título emitido por una sociedad representativa del valor de una de las fracciones iguales en que se divide su capital social. Las acciones, generalmente, confieren a su titular, llamado accionista, derechos políticos, como el de voto en la junta de accionistas de la entidad, y económicos, como participar en los beneficios de la empresa.
 
Normalmente las acciones son transmisibles sin ninguna restricción, es decir, libremente. Como inversión, supone una inversión en renta variable, dado que no tiene un retorno fijo establecido por contrato, sino que depende de la buena marcha de la empresa.
 
Cada vez que compras una acción, pasas a ser propietario de una parte de la empresa, lo que se relaciona directamente con la cantidad de acciones que poseas. Por lo tanto, mientras más acciones tengas de una compañía, mayor será el porcentaje de la propiedad que controles. A su vez, las empresas emiten acciones como una forma de obtener financiamiento para sus distintos proyectos.
 
Cuando una empresa cotiza en Bolsa, sus acciones pueden negociarse en el mercado bursátil; los compradores y vendedores determinan el precio de las acciones. El resultado de multiplicar el precio de la acción en el mercado por el número de acciones existentes es igual al valor de  capitalización de una empresa. Este criterio es muy útil para determinar el valor real de una empresa. La determinación del precio de las acciones de las empresas supone, en definitiva, la valoración que hace el mercado sobre las expectativas de las empresas que cotizan. En este sentido, la Bolsa puede considerarse como un “barómetro” de la economía.
  
Derechos que confieren las Acciones

Derecho a percibir participación en las utilidades o beneficios de la empresa, es decir básicamente a cobrar los dividendos que reparta la sociedad emisora de las acciones.
  • Derecho de información acerca de la marcha de la sociedad anónima.
  • Derecho a voz y a voto en la Junta General de Accionistas.
  • Derecho a ceder libremente las acciones.
  • Derecho de opción preferente para la suscripción de nuevas series de acciones o, en su caso, derecho a recibir acciones liberadas.

Clasificación de las Acciones

Existen diferentes tipos de acciones:
  • Acciones comunes u ordinarias: Son las acciones propiamente dichas.
  • Acciones preferentes: Título que representa un valor patrimonial que tiene prioridad sobre las acciones comunes en relación con el pago de dividendos. La tasa de dividendos de estas acciones puede ser fija o variable y se fija en el momento en el que se emiten
  • Acciones de voto limitado: Son aquellas que solo confieren el derecho a votar en ciertos asuntos de la sociedad determinados en el contrato de suscripción de acciones correspondiente. Como compensación, estas acciones suelen ser preferentes o tienen derecho a un dividendo superior a las acciones ordinarias.2
  • Acciones convertibles: Son aquellas que tienen la capacidad de convertirse en bonos y viceversa, pero lo más común es que los bonos sean convertidos en acciones.
  • Acciones de industria: Establecen que el aporte de los accionistas sea realizado en la forma de un servicio o trabajo.
  • Acciones liberadas: Son aquellas que son emitidas sin obligación de ser pagadas por el accionista, debido a que fueron pagadas con cargo a los beneficios o utilidades que debió percibir éste.
  • Acción propia: Acción cuyo titular es la propia entidad emisora.
  • Acciones con valor nominal: Son aquellas en que se hace constar numéricamente el valor del aporte.
  • Acciones sin valor nominal: Son aquellas que no expresan el monto del aporte, tan solo establecen la parte proporcional que representan en el capital social.
¿Cómo se gana dinero con una Acción?
 
Si eres dueño de las Acciones de una compañía tienes dos formas sencillas de  generar ingresos con esas acciones. 
  1. Apreciación del Capital: Es la ganancia que se obtiene por la venta de una acción. Esta ganancia está determinada por el “mayor valor” que se obtenga entre el precio al que se compró la acción y el precio de venta. 
  2. Dividendos: Por ley, las sociedades anónimas deben repartir entre sus accionistas a lo menos el 30% de las utilidades que generen. Esa ganancia se reparte en proporción a la cantidad de acciones que cada persona posee. 

Consideraciones que debes tener en cuenta a la hora de invertir en acciones 

  1. Es una inversión de renta variable, por lo tanto, la ganancia no está asegurada.
  2. Considere tus necesidades de liquidez.
  3. Sólo invierte en la Bolsa recursos que no comprometan tu futuro financiero.
  4. Si inviertes en acciones debes considerar el tema tributario. En la mayoría de los países se cobra un impuesto por la ganancia de capital (utilidad obtenida en la venta de un instrumento) y por los dividendos percibidos.
  5. Siempre considera cuanto está dispuesto a perder y tu rentabilidad objetivo y busca aquellas operaciones que te permitan mantener dicha razón de riesgo y retorno.
  6. Para invertir en acciones es necesario estar informado del acontecer económico tanto a nivel internacional como local, por lo que la información es clave a la hora de tomar decisiones de inversión.
  7. Aprende a utilizar las principales herramientas de análisis bursátil y valorización de acciones.
  8. Si deseas invertir en acciones debes desarrollar y aplicar una estrategia de inversión que se encuentre definida acorde a tu perfil de inversión. 
Analizado las Compañías
 
Ante el gran número de empresas que se cotizan en el mercado de valores, muchos se preguntan cuál es la mejor manera de seleccionar acciones para invertir, y la respuesta no es única. Existen diferentes maneras de seleccionar acciones, unas mejores que otras pero al final, la mejor estrategia depende del propio inversionista.

Al momento de comprar acciones debes hacerlo de acuerdo a tu tolerancia de riesgo, y haber hecho un análisis exhaustivo de la empresa en la cual quieres invertir, de lo contrario no estarías invirtiendo, estarías apostando.

Las estrategias más comunes en el mercado bursátil comprende dos tipos de análisis: el análisis fundamental que te dice que comprar y el análisis técnico que te dice cuando comprar. Detallemos un poco más estos dos tipos de análisis.

Análisis fundamental o Financiero: Como el nombre lo indica, este tipo de análisis evalúa los fundamentos de la empresa. La mayor parte de estos fundamentos se ven reflejadas en sus estados financieros compuestos por el balance general, estado de pérdidas y ganancias,  el estado de flujo de caja, etc.

Debes fijarte como están las ventas, las ganancias, si están registrando crecimiento, cómo están los niveles de deuda, y muy importante cómo está siendo administrada la empresa en comparación con sus principales competidores.
Aparte de analizar los fundamentos de la empresa es importante considerar el entorno económico en que se desenvuelve, y cómo es afectada por la industria o sector a la cual pertenece.
 
Análisis técnico (Análisis gráfico y de indicadores técnicos): Es la lectura de los gráficos, donde veras reflejado el precio de la compañía. Este tipo de análisis consiste en utilizar los datos que proporciona el mercado, especialmente del precio y  el volumen, para observar las tendencias que se van desarrollando, pueden ser al alza, a la baja, o a los costados.

Se recomienda hacer una combinación de ambos tipos de análisis, como lo dije antes y lo repito ahora, el análisis fundamental te dice que comprar y el técnico cuando comprar. Ambos análisis parten de suposiciones diferentes a la hora de interpretar los mercados bursátiles, pero en líneas generales determinan que Valores o mercados pueden ser más atractivos en términos de rentabilidad.
 
Una estrategia de inversión debe tener como mínimo los siguientes elementos:
  1. Perfil de Riesgo. 
  2. Análisis del Mercado.
  3. Análisis Fundamental.
  4. Análisis Técnico.
  5. Precios objetivos de compra/venta. 
  6. Una  buena Gestión Monetaria o Manejo de Capital.  

 

Estrategias con Acciones

Acumular ganancia con los dividendos: Se trata de identificar las empresas que pagan los dividendos más altos e ir acumulando dichas acciones a través del tiempo.

Preferencia de producto: Existen inversionistas que invierten basados en los productos que ellos mismos consumen. Por ejemplo, si eres una persona que te gustan los productos Apple, puede ser que te interese comprar acciones de la compañía. Si la operadora de teléfonos móvil que utilizas es Verizon, puede ser que te interese invertir en dicha empresa.

Siguiendo a los ganadores: Consiste en revisar la lista de los hombres más ricos del mundo y determinar cuál es la principal fuente de sus riquezas. Seguramente son accionistas mayoritarios en alguna corporación que se cotiza en bolsa. Por ejemplo, Bill Gates es accionista mayoritario de Microsoft, Carlos Slim de América Móvil, y Warren Buffet de Berkshire Hathaway.

Pescando en el fondo o a río revuelto: Es una estrategia contraria, y consiste en comprar acciones que vayan alcanzando precios bajos en el mercado, apostando a que volverán a subir en el futuro, debes escoger acciones de compañías altamente valiosas, como por ejemplo Johnson & Johnson, Microsoft, Caterpillar, Boeing, etc.
 
Existen muchas más estrategias que se pueden implementar cuando eres dueño de las acciones, y si bien es cierto que parecen muy fáciles son bastantes complejas, es recomendable que las estrategias estén combinadas con un análisis fundamental y técnico antes de comprar cualquier tipo acción. De esta forma reduces las probabilidades de pérdidas, y aumentas las posibilidades de de ganar. 

Escrito por Super User
Categoría: Articles
Visto: 1279

Inicio de sesión